Aplicaciones

Identificación UHF de barcas en parque de atracciones de Teruel

En Teruel encontramos un conocido parque temático dedicado al mundo de los dinosaurios donde, a través de juegos y atracciones para toda la familia, se explica todo acerca de estos animales, cómo eran, cómo vivían, cómo era su entorno prehistórico, etc. adaptado para que todos los participantes de distintas edades disfruten mientras aprenden. Entre todas las actividades, encontramos una atracción en la cual la tecnología RFID tiene un papel muy importante. Se trata de una atracción apta para toda la familia, en la que los asistentes realizan un recorrido con una gran barcaza por una especie de río subterráneo. El objetivo de este recorrido es explicar el momento en el que los dinosaurios desaparecen de la Tierra y comienza la interesante evolución del hombre.

Los asistentes van sentados en estas barcas con grandes bancos y, a medida que van pasando por las diferentes zonas del recorrido, deben activarse los altavoces de la barca que van narrando lo que pasa en cada momento de la evolución. Para activar los altavoces y explicar la parte de la historia que corresponda a cada momento, se ha utilizado la tecnología RFID UHF. Las barcas han sido dotadas de un lector RFID UHF de FEIG Electronic, concretamente el modelo ISC.MRMU102-A, y una antena ISC.ANT.U270/270-EU enfocando al techo.

Interior de la barca con el montaje del lector y antena RFID UHF

Foto 1: en esta foto se puede observar el arcón que está situado en la parte posterior de las barcas y donde está instalada toda la electrónica. Se observa aquí la antena UHF enfocada al techo, la batería, y la electrónica (el lector UHF y la controladora que activa la narración).

 

Barca con baúl montado y antena RFID UHF enfocada al techo

Foto 2: en esta fotografía podemos ver la barca, con el arcón en la parte de atrás, con la antena UHF enfocando al techo. Al tratarse de tecnología RFID, cuando se tapa el arcón, que es de madera, la antena puede continuar leyendo sin problema. En los respaldos de los bancos se encuentran los altavoces que narran la historia de la evolución del hombre.

 

Cada área del circuito está separada de la contigua por unos puentes. Es en ellos que se ha puesto tags UHF de manera que puedan ser detectados por la antena que se encuentra en la barca. Cada tag del puente tiene un código que indica el área en la que se va a entrar y, por lo tanto, la parte de la historia que se debe activar por los altavoces.

Puentes del recorrido donde se coloca el tag

Zona de lectura del tag UHF

En estas fotos  3 y 4 se pueden ver los “puentes” por donde debe pasar la barca. Es ahí donde se han  puesto los tags UHF que el lector y antena embarcados en la barca leen y permiten activar el audio de la parte de la historia correspondiente.

 

Como es sabido, la tecnología RFID presenta varias ventajas, pero también algunos problemas que se deben salvar. Uno de estos problemas es el agua y el metal. Estas sustancias provocan efectos indeseados sobre el campo electromagnético UHF, de manera que pueden darse, por ejemplo, rebotes de la frecuencia y derivar en lecturas de los tags en puntos indeseados o la no lectura de los mismos.

En este sentido, algunos de los puentes presentaron ciertos problemas, por ejemplo, algunos de ellos eran una apertura fabricada con vigas de hierro, lo que provocaban que la lectura del tag a la distancia necesaria (unos 80 cm) fallara bastante. En estos casos, una de las soluciones fue poner un tag antes de la apertura del puente y otro detrás. Con esta sencilla solución, la aplicación funciona perfectamente. Si el tag no se lee en la entrada, es leído a la salida, y no falla. De hecho, por tal y como están construidas las barcas, que tienen la antena detrás de todo, leen mucho mejor hacia atrás (es decir, a la salida de los puentes), que no hacia adelante, ya que adelante tienen a las personas sentadas que, al tener un 70% de agua en el cuerpo, crean una especie de “barrera” que dificultan la lectura de tags en esa dirección.

En algún otro punto sucedía que se leía el tag a una distancia de hasta 5 metros, lo cual era un problema. Esto era debido a rebotes de la frecuencia sobre las estructuras metálicas y el agua. Al final se pudo solucionar ajustando la potencia de emisión del lector y encontrando el mejor lugar donde colocar el tag para que desaparecieran dichos rebotes.

 

Este proyecto ha sido desarrollado por uno de nuestros clientes integradores. Si está interesado en el desarrollo de una aplicación parecida o similar, póngase en contacto con nosotros en info@fqingenieria.com y le indicaremos la empresa que hizo este proyecto.

 

 

 

0.096