Aplicaciones

Parking con sistemas RFID

Cada día, en cualquier parte del mundo, se realizan incontables desplazamientos en vehículos, y cada desplazamiento empieza y termina con un estacionamiento. La gestión de los estacionamientos es un aspecto clave en la movilidad, sobre todo en las grandes ciudades, donde la alta densidad de vehículos y la escasez de aparcamientos requieren una gestión eficaz (Smartcity). Hay múltiples tecnologías que se pueden aplicar para mejorar la gestión de estos espacios: reconocimiento de matrículas, sensores, radiofrecuencia, RFID…nosotros trataremos evidentemente esta última, centrándonos en algunas soluciones que actualmente ya se están aplicando o están empezando a aplicarse en parkings públicos y privados.

Como ya hemos tratado en diversos artículos, hay varias tecnologías RFID y, agrupando en dos grandes familias, encontramos el RFID activo (el tag emite una señal permanentemente, alimentado por una batería) y el pasivo (el tag no emite ninguna señal hasta que no está en el área de influencia de la antena RFID).

 

1. RFID activo en aparcamientos

Todos hemos visto y/o somos o hemos sido usuarios del ViaT, el sistema de telepeaje que nos permite pagar el peaje sin necesidad de parar el vehículo. Este sistema funciona mediante RFID activo. Todos los vehículos dotados de este sistema, llevan un tag (activo) en el parabrisas del vehículo. Al pasar por el peaje, se debe reducir la velocidad para que así, la antena que hay en el techo, en la entrada de cada vía de peaje, pueda leer el tag del coche. Este sistema se ha aprovecha para que permita pagar ciertos parkings en las grandes ciudades. La entrada del parking está dotada de la misma antena RFID que la vía del peaje, de manera que, al entrar en él, el tag del vehículo es leído, permitiéndonos la entrada. En la salida, el tag vuelve a ser leído, de esta manera, tienen un registro exacto de la hora de entrada y salida del estacionamiento, y el importe que corresponda a ese tiempo de estacionamiento, nos será cargado a final de mes a la cuenta bancaria asociada al servicio de ViaT. Todo esto sin que el usuario del vehículo tenga que realizar ninguna acción de identificación. Nos olvidamos aquí de tener que recoger el ticket del parking, del miedo a perderlo y de tener que buscar la máquina validadora para pagar antes de recoger el vehículo (con las colas que a veces se crean).

Evidentemente este es un ejemplo que lo mencionamos aquí porque, más o menos, debe ser conocido por todo el mundo, pero la tecnología RFID activa la puede aplicar todo aquel que gestione un parking y que pueda dotar a cada vehículo de un tag activo. Puede utilizarse como tecnología simplemente para la apertura automática de puertas o también para el control del tiempo de estacionamiento.

Las antenas, lectores activos y tags que se pueden utilizar para una aplicación de este tipo son estos:

 

Lector RFID activo

Lector ACT.T.L-E para parking activo con antena interna, Ethernet

 

Antena externa para lector activo RFID

Antena industrial para exteriores ACT.T.ANT.7-A

 

Tag activo para vehiculos

Tag para llevar en interior de vehiculo, modelo ACT.T.CS-A

 

 

2. RFID pasivo en aparcamientos – solución autónoma

Para los parkings privados, ya sean de comunidades de vecinos, o de empresas, por ejemplo, a menudo requerimos de soluciones más simples, que gestionen los permisos de entradas y salidas según unos criterios establecidos. Si, además, esta gestión puede ser autónoma, se simplifica mucho más la solución.

Para estos casos contamos con soluciones como el lector MAX.U1002. Se trata de un lector UHF pasivo, de largo alcance, que tiene una aplicación interna que es quien gestiona los accesos de los vehículos según los criterios con los que lo hayamos programado previamente.

En este caso, los vehículos con acceso al parking deben llevar una etiqueta UHF adherida en el parabrisas del vehículo: 

 

Tag UHF para ser adherido en el parabrisas del coche

Tag especial para parabrisas, CTF-U

 

Tag UHF para colocar en interior de parabrisa

Tag ZLFW-95X35.X1-A para interior parabrisas y lectura código barras desde exterior.

 

En el acceso del parking debe haber al menos una antena UHF: 

 

Antena UHF para parkings

Antena industrial para parkings, modelo: ISC.ANT.U270/270-EU

 

Cuando el vehículo esté a una distancia de unos 3 metros de la antena, ésta leerá el tag del parabrisas y es el lector MAX.U1002 quién dará o no acceso a dicho vehículo: 

 

Lector UHF autónomo para aplicaciones de parking

Lector UHF autónomo para parking, modelo MAX.U1002-EU

 

En una determinada instalación podemos tener diversas puertas definidas, pero cada lector controlará una única puerta.

La aplicación que corre dentro del lector nos permitirá establecer días de vacaciones y distintas zonas horarias, de manera que haya vehículos que puedan acceder todos los días de la semana a todas horas, otros sólo de lunes a viernes dentro de un determinado horario, otros sólo unos pocos días en un horario muy restringido…según sean las necesidades. Cuando un determinado tag (vehículo) tenga acceso, el lector activará la salida relé para abrir la barrera de acceso. La configuración de los criterios de acceso se carga al lector remotamente vía Ethernet, por lo que se puede modificar en cualquier momento siempre y cuando haya conexión TCP/IP disponible. Se pueden llegar a gestionar hasta 1.000 usuarios autónomamente con un solo lector.

 

Programa de gestión de accesos de vehículos en parking

Pantalla del programa gratuito que se suministra con los lectores UHF MAX.U1002-EU

 

Una solución de este tipo, se instala típicamente junto con un lazo inductivo, así cuando el lazo detecta la presencia de un vehículo, da señal al lector de que empiece a leer (el lector tiene una entrada optoacoplada) y éste, una vez leído el tag, puede activar la salida relé (tiene dos salidas optoacopladas, la otra se podría utilizar para iluminar un semáforo, por ejemplo).

En el caso en que nos quedáramos sin comunicaciones y quisiéramos dar de alta nuevos tags, el lector puede trabajar en el modo “Teach-in mode”, en el que se le pueden dar de alta tags tan sólo pasándolos por delante de la antena, y automáticamente se almacenan en la memoria (pero en este caso se darían de alta sin restricciones de zonas horarias, con acceso permanente).

Este equipo facilita mucho la gestión de pequeños parkings que quieren dejar de utilizar los mandos RF (se estropean, se pierden…) o que quieren llevar un pequeño control de horas de entrada y de salida. Aun así, si esta aplicación es demasiado “simple”, se facilitan las herramientas de programación (SDK) para que el cliente pueda adaptarse el programa “a su medida”.

 

 

3. RFID pasivo en aparcamientos – solución online

Hay otros casos, en los que nos podemos encontrar con que una solución UHF pasiva es válida, pero la gestión de accesos debe ser más compleja y se quiere tener un software más “sofisticado” que gestione en cada caso los accesos de los usuarios, y que, además, almacene la información de estos accesos. De hecho, muchas empresas tienen ya instalado para sus puertas un sistema de control de acceso, controlado por un software que corre en un ordenador, y lo que se quiere es que el acceso en las puertas de párking esté gestionado por este mismo software. En este caso, un lector on-line es la mejor solución:

Lector UHF para aplicaciones online

Lector UHF con conexión hasta 4 antenas, modelo ISC.LRU1002-EU

 

El lector ISC.LRU1002 es un equipo UHF de largo alcance, al que se le pueden conectar hasta 4 antenas externas y funciona de forma on-line, es decir, todas las lecturas de tags de los vehículos las envía (mediante el interfaz que se desee) al PC correspondiente; este PC es quien tendrá el software de control en funcionamiento y, en función de la información recibida, decidirá si se da o no acceso y almacenará la información de este acceso (día, hora, puerta, etc).

Para que estos lectores puedan funcionar con un programa de control de accesos ya existente (o crear uno nuevo) es indispensable “integrar” este lector en el software, y para ello se facilitan las herramientas de programación en distintos lenguajes (SDK). Consultarnos disponibilidad de librerías en caso de interés en esta opción.

 

 

4. RFID pasivo en los estacionamientos públicos

En diferentes países se han hecho o se están haciendo pruebas para implementar también la tecnología RFID en la gestión de los párkings públicos (zonas azules, verdes, etc). Por ejemplo, en Hoboken, Nueva Jersey, los vehículos de los residentes en determinados barrios de la ciudad llevan un tag UHF pegado en el cristal del vehículo. Este tag contiene la información del tipo de permiso que tiene ese vehículo en concreto y los guardias están dotados de un lector de mano con el que, en pocos segundos, pueden visualizar esa información y, por lo tanto, saber si el estacionamiento es correcto o incorrecto, si está caducado, etc. Antes de utilizar la tecnología RFID, los residentes llevaban un ticket que debían colocar de forma que fuera visible en el salpicadero. A veces se olvidaban de ponerlo, o no se veía bien, o se malmetía por culpa del sol… con esta solución pueden obtener esa información en pocos segundos y de forma fiable.

Esto mismo se podría hacer con lectores de este tipo: 

Lector UHF portátil Bluetooth

Lector UHF con tecnología Bluetooth® portátil, ISC.PRHD102-B-EU

 

En Finlandia, hace unos años, se realizó un piloto para la gestión del pago de las zonas azules en un determinado barrio: los vehículos llevaban un tag, en este caso NFC, y también colocaron diversos tags NFC en parquímetros, farolas y mobiliario urbano. Cuando un usuario aparcaba su utilitario, podía leer el tag del vehículo con su móvil (que debía estar dotado de tecnología NFC, evidentemente) e, inmediatamente, leía también con el móvil el tag más cercano al lugar de estacionamiento. La aplicación del móvil enviaba inmediatamente la información del vehículo y del punto de aparcamiento a un servidor. De esta manera, el sistema sabía qué vehículo estaba aparcado en determinada zona, y cada cierto tiempo, enviaba un recordatorio al móvil para que la persona no recogiera el coche sin antes haber vuelto leer el tag del parabrisas. En ese momento, al leer por segunda vez el tag del parabrisas del coche con el móvil, el sistema calculaba el tiempo de estacionamiento y mostraba el importe a pagar en el móvil, transacción que se podía hacer al momento con el mismo teléfono. Asimismo, los guardias de la zona también disponían de móviles con NFC y podían comprobar que los coches estacionados estaban siendo controlados debidamente.

Disponemos de tags NFC que le pueden encajar para su aplicación y también de módulos OEM NFC para que se pueda diseñar su propio lector/grabador NFC, por ejemplo, de la familia CPR40:

 

Lector NFC comunicaciones USB

Lector NFC para integrar, modelo CPR40.00-CD

 

Lector NFC RS232

Lector NFC para integrar, modelo CPR40.00-A

 

De la familia CPR44:

Lector NFC de alta potencia

Lector NFC de alta potencia, modelo CPR44.02-CU

0.082